Vuelve ‘Operación Triunfo’, un mito que hizo historia en la tele

ISRA ÁLVAREZ

  • ‘OT’ regresa este lunes a La 1 contando con las ganas y la respuesta de la audiencia y un formato que fue una revolución.
  • La Academia se ha creado de cero y el plató conserva su mítica pasarela.

Roberto Leal

Un antiguo hospital abandonado en medio de un bosque inquietante. Ventanas ciegas y amenazadoras parecen parpadear en la noche… mientras la música suena, las luces de colores se vuelven locas y alguien consigue labrarse una carrera en el mundo de la música.

Operación Triunfo regresa este lunes (La 1, 22.05 h), seis años después de su última emisión, estrenando plató y academia: dos edificios situados en el Parc Audiovisual de Cataluña, un complejo donde se han rodado infinidad de películas de terror y que se levanta en torno al abandonado Hospital del Tórax de Tarrasa.

La productora Gestmusic ha creado de cero la que será la nueva Academia del concurso. Un edificio que estaba vacío y que ahora acoge la residencia y la escuela de los nuevos triunfitos. A apenas tres minutos andando está el plató, con capacidad para 600 espectadores. Es una gran ventaja frente a ediciones anteriores, cuando hacían falta traslados en bus durante las galas. Unas 50 cámaras vigilarán a los aspirantes en todas sus estancias, exceptuando los dormitorios (austeros y con literas) y las zonas íntimas de aseos y duchas. Y sí: habrá un canal 24 horas donde verlos.

La dinámica del concurso no cambia en esta edición de 2017. De los 18 cantantes que actuarán este lunes, solo 16 acabarán siendo concursantes tras la primera gala. En las siguientes, y tras las actuaciones, el jurado decidirá quiénes son los cuatro aspirantes que pueden ser expulsados y que no podrán cumplir con el rito de cruzar la pasarela de la salvación. El claustro de profesores salvará a uno; los compañeros salvarán a otro, y los dos restantes serán los nominados, que tendrán toda la semana para convencer a los espectadores, a la espera de su decisión en la semana siguiente. El ganador del programa recibirá un premio en metálico de 100.000 euros.

 Si algo destacan todos los miembros del profesorado de la Academia de OT es que esto es una escuela de verdad. Con rigor, horarios y espíritu de enseñar, no de hacer un show –para el reality ya están las horas no lectivas–. Noemí Galera, responsable del equipo de casting y veterana del formato, será la directora de la Academia. A su lado, Manu Guix, otra de las figuras más reconocibles de OT, ejercerá de director musical.

Javier Calvo y Javier Ambrossi (actores, guionistas y directores de cine y TV conocidos como ‘los Javis’) serán los profesores de interpretación; Guille Milkyway, líder de la banda La Casa Azul, enseñará cultura musical; Magali Dalix, creadora del Método Magali, activará física y mentalmente a los concursantes; Xuan Lan les enseñará yoga; Vicky Gómez será la coreógrafa; Mamen Márquez será la directora vocal junto a los coaches vocales Joan Carles Capdevila y Laura Andrés; Cristina Burgos y Sheila Ortega enseñarán baile urbano, y Andrea Vilallonga dará clases de protocolo. La idea es que los concursantes puedan desenvolverse en una futura carrera musical.

De los 18 concursantes que inician esta aventura el mayor tiene 28 años y los menores, 18. Todos tienen un perfil urbano y comercial y algunos no son desconocidos para el público. Al menos cinco de ellos habían probado suerte en programas como El número 1, Fama Revolution o La Voz. Sus nombres se filtraron –o fueron publicados adrede– días antes de la presentación oficial.

Tinet Rubira, director de Gestmusic Endemol Shine Group, cree que “en el casting hay gente muy interesante que con un poco de ayuda se puede convertir en estrella musical”. Porque “OT siempre ha sido una incubadora de talento, de grandes artistas” que “ha estado seis años parada y ahora se vuelve a poner en marcha”.

“Los concursantes de esta edición no tendrán la misma inocencia que tenían Chenoa, Bisbal o Rosa, pero se les acercarán”, asegura Rubira.

Claves de ‘OT’

  • Un plató renovado. Conserva la mítica pasarela de la salvación y los fosos a ambos lados, que se llenarán de público. En sus 1.300 m2 habrá 10 cámaras y 540 m2 de pantallas e iluminación robotizada.
  • Claustro de lujo. “Espero de los alumnos que trabajen al 100% y aprovechen su estancia”, dice Noemí Galera, jefa del profesorado, que llevará la Academia con “rigor” pero también “con comprensión”.
  • Roberto Leal, el presentador. Este andaluz de 38 años se pone al frente de OT, programa que compatibilizará con España directo. “Es un talent, pero tiene una parte de reality muy potente”, hace ver sobre este formato, porque “a la gente le gusta ver a los concursantes en la Academia, saber cómo son fuera del escenario”.
  • Dos zonas distintas: trabajo y vivienda. La Academia tiene una zona de trabajo, con boxes, salas y despachos, y otra de vivienda. Además hay una terraza para tomar el aire, pues no podrán salir de allí más que para ir a las galas.
  • La Academia no es un hotel. Los concursantes recibirán su comida hecha, pero deberán hacer el resto de labores domésticas, como poner o quitar la mesa, limpiar, fregar y lavar y secar su ropa de trabajo.
  • Un formato con carisma de sobra. Es la emisión no deportiva más vista de la historia. La final de OT 1 con el triunfo de Rosa hizo un 68% de cuota y congregó a casi 13 millones de espectadores. “Todas las cosas tienen un momento para volver a la escena donde tuvieron sus mejores momentos. Los programas especiales de OT: El reencuentro nos pusieron en la pista de que era hora de volver”, explica Carles González, director de RTVE en Cataluña.

Agregar Comentario