Vaqueros usados por pescadores y granjeros a 400 euros, la última tendencia en Japón

EFE

  • La idea original consistió en ofrecer vaqueros gratis a 270 trabajadores a cambio de que estos los usaran a diario durante un año y luego venderlos.
  • Como recompensa por plasmar sus historias en la tela, los “portadores” recibirán un 70% del precio final de los vaqueros de segunda mano.
  • El objetivo es atraer el turismo y promocionar los vaqueros de la región.

Vaqueros japoneses

Vaqueros de segunda mano usados durante un año por pescadores, granjeros, carpinteros o un monje, con precios que alcanzan los 400 euros, son protagonistas de la última tendencia en Japón, donde se ha puesto en marcha este proyecto para revitalizar el comercio local.

Los habitantes de la pequeña población de Onomichi, en la prefectura de Hiroshima (suroeste), llenan de historias y vida a estos vaqueros, que se convierten en la pieza central del denominado Onomichi Denim Project.

La idea original del proyecto, puesto en marcha en 2013, consistió en ofrecer vaqueros gratis a 270 trabajadores de Onomichi a cambio de que estos los usaran a diario durante un año para luego venderlos.

Estos vaqueros, producidos en la región de Bingo (Hiroshima), cuentan su historia a través de la tela, explican los responsables en su página web.

La compañía local Discoverlink Setouchi, involucrada con actividades y proyectos para revitalizar comunidades locales, puso en marcha esta idea para atraer el turismo y promocionar los vaqueros de la región.

“El objetivo es contar al mundo lo interesante de la ciudad de Onomichi a través de este proyecto. Además, este no era conocido como un lugar donde se fabricaban vaqueros”, explicó Eri Takekuni, portavoz de Discoverlink Setouchi. “Que cuando se hable de ‘Hecho en Japón’, no nos refiramos solo a coches y dibujos animados”, se lee en la web de la compañía.

Una tienda local, el único lugar donde se pueden adquirir estos originales vaqueros, es un punto de visita obligado para compradores de todo el mundo, atraídos por la última tendencia japonesa. “Incluso un editor de la revista Vogue en Alemania vino a comprar un vaquero”, afirma Takekuni.

Sin embargo, en la actualidad, el proyecto va más allá. Ahora, se venden vaqueros nuevos producidos en la región a precios comprendidos entre los 15.000 y los 26.000 yenes (de 123 a 213 euros), y los responsables del proyecto instan a los compradores a utilizarlos diariamente y a devolverlos un año después. Los vaqueros usados se vuelven a poner a la venta, a un precio muy superior al original, de entre 24.800 a 48.000 yenes (de 203 a 394 euros) dependiendo del desgaste de la prenda.

Como recompensa por plasmar sus historias en la tela, los “portadores” recibirán un 70% del precio final de los vaqueros de segunda mano. Con los próximos compradores, los vaqueros comenzarán entonces una nueva historia.





Agregar Comentario