Soy una Pringada: “Decir cosas políticamente incorrectas tiene un precio, no te vas de rositas”

20MINUTOS.ES

  • Es una conocida ‘youtuber’ que ha conseguido llegar al gran público gracias a la televisión, medio donde ahora se la disputan las grandes cadenas.
  • Escribe, dirige e interpreta ‘Soy una pringada, la serie’, una ficción que producirá Globomedia para la plataforma on-line Flooxer, de Atresmedia.

Soy una pringada

Estíbaliz Quesada, más conocida como Soy una Pringada, ha sido una de las revelaciones televisivas de la temporada, aunque lleva mucho más tiempo siendo una popular youtuber, gracias a su carácter directo y crudo y a sus críticas agrias e hirientes, dotadas de un genial sentido del humor. 

Después de hacer sus pinitos en la pequeña pantalla en Mediaset (Telecinco, Cuatro), ahora prepara una serie para la plataforma on-line Flooxer, de Atresmedia (Antena 3, La Sexta), tal y como se reveló en una rueda de prensa en el FesTVal de Vitoria, donde respondió a las preguntas de la prensa.

Soy una pringada, la serie será una ficción producida por Glomomedia y expandirá el universo de esta peculiar artista, con referencias al cine y la música de los 80 y 90.

La ha escrito, la dirige y la interpreta… ¿era para no repartir el sueldo?
No, porque yo no me fío de nadie y siempre he querido hacer esto. Me gusta escribir, me gusta dirigir y sé que una actriz como yo no se va a encontrar, por razones obvias y malas, así que la protagonizo yo también.

Dice usted que es una serie para ‘freaks’, pero en buena parte el éxito consiste en que le gusta a mucha más gente…
Sí, porque cada uno tiene su ‘freak’ dentro, aunque lo tenga muy oculto o muy reprimido. Va a ser una serie para todos los públicos, pero en especial para los freaks, porque se lo merecen. Va a haber cosas y referencias que sólo entiendan unos pocos.

Tiene guión, pero es muy de improvisar…
Claro, me lo escribo para estar segura porque tengo mucho miedo al fracaso p ero luego voy e improviso.

¿Será su propia ‘hater’, entonces?
Me parece que eso es lo primero para hacer cualquier arte. Antes tienes que saber tus mierdas y ‘hatearte’ a ti como a nadie y entonces te ganas el permiso de hacerlo con los demás.

¿Es duro vivir en un mundo en el que en su mayor parte le da asco?
No, porque eso me motiva. Cuando pasas el mal trago de decir, “oye, lo mismo me suicido” y no lo haces, pues dices, “venga, voy a hacer algo de provecho”. Venganza.

¿No tenía ofertas de Mediaset? Ahora está en la competencia.
Yo paso de Mediaset.

¿Le coarta trabajar para otros? ¿Suaviza sus chistes?
Nunca me aliaría con una productora que me censurase. En las cosas a las que he ido yo he dicho “puta mierda” y de todo. Que luego me corten en directo es otra cosa, pero de primeras me dejan decir insultos, así que voy.

¿Cuánto de ficción y de realidad hay en la serie?
La realidad es que el personaje soy yo, y es real, y que me guío mucho de las experiencias que a mi me pasan. Voy a ser yo y mi mundo, aunque habrá ficción por motivos obvios. Mis vivencias dan para serie y para película.

¿Sorpresas?
Habrá invitados especiales, espero. También amigos, no porque lo sean, sino porque creo que tienen un talento y que pueden aportar algo nuevo a la serie. No por ser mis amigos voy a meter hasta a mi abuela.

Si le preguntaran a qué se dedica, ¿Qué oficio diría que desempeña?
Uf… le diría que hago lo que siempre he querido hacer, que es el arte. Desde pequeña pensaba que quería hacer cine. Quería escribir y dirigir y lo de ponerse delante la cámara… no iba a coger a Amaia Salamanca para hacer de mí, así que lo hago yo también.

¿Le da mucho por saco la gente políticamente correcta?
Les mataba con mis propias manos, viendo la muerte en sus ojos. Al final cada uno dice lo que quiere y porque te ofenda a ti una cosa no significa que esté mal, ni que vaya a ofender a los 7.000 millones de personas que hay en el mundo.

¿Se lleva muchos palos por decir lo que dice?
Eso siempre, pero estoy acostumbrada. Decir cosas políticamente incorrectas tiene un precio y no te puedes ir de rositas al decirlas. Sé el precio que tiene, sé que en algunos sitios nunca me cogerán para trabajar, es un precio que pago y lo acepto.

¿Pensó en que tendría el éxito que tiene?
Ni de coña. Yo subí un vídeo a Youtube y al final, pues he hecho una serie.

¿Qué le dice su familia?
Cuando estaba cociendo todo esto me decían que estudiara o que me buscara un trabajo de verdad, que esto no me iba a llevar a nada. Graba este gesto (hace un corte de mangas).

¿Hasta dónde quiere llegar?
Quiero hacer algo que perdure, se emita donde se emita. Tengo una necesidad de dar. Las cosas que yo he visto, los libros las series, las películas o los personajes me han llevado a aceptarme a mí misma y a hacer lo que me da la gana y es lo que debería hacer todo el mundo. Lo que quiero con mi serie es eso. Que un ‘freak’ se ve identificado y gracias a mi dice “voy a intentar esto en lugar de tirarme por la ventana”.

¿Algún referente?
La Veneno, es la más grande. Me suelo mover en lo undergraund, pero hay veces que eso conecta con lo pop y es algo maravilloso.

¿Qué cosas de ese mundo pop se permite admirar?
A mí me gusta mucho Lidia Lozano cuando llora y sus mechas, o películas como Dos rubias de pelo en pecho.

¿Cómo lleva la popularidad?
Partiendo de la base de que me cae mal casi todo el mundo… a veces es difícil. Por la calle si me lo piden con respeto me hago fotos, pero hay algunas que te vienen con la cámara y el flash y te dejan ciega.

¿Y si se acaba la fama?
Es una cosa obvia. Todo esto de los likes y los suscriptores es todo mentira. La gente que te apoya es real, pero basarse en que tienes 70.000 likes en una foto para abrirte puertas por la vida… es todo mentira. Tienes que usar esta plataforma para hacer cosas que te gustan realmente. Yo quiero labrarme una carrera en el cine, no quedarme en una puta influencer de Instagram.

¿Es lícito monetizar la fama?
El trabajo se paga, cualquier trabajo.

¿A toda costa?
No, a mí me han ofrecido cifras por hacer un vídeo de mierda y he preferido mantener mi dignidad antes que ganar euros y hacer algo que luego me va a dar vergüenza ajena.

¿Cómo ve la situación política?
La veo una mierda, porque ha llegado a un punto en el que el mundo está tan corrupto que ni los buenos son buenos, ni los malos son malos. Simplemente son políticos, ni de derechas ni de izquierdas, son una misma masa.





Agregar Comentario