Risto Mejide: “Se puede incomodar en una entrevista y que la gente te dé las gracias”

ISRA ÁLVAREZ

  • El presentador Risto Mejide vuelve a ponerse en el papel de interrogador en ‘Chester in Love’, que compagina con su papel de jurado en ‘Got Talent’.
  • “Cuando la conversación no es amable, ni previsible, la gente inteligente lo aprecia y lo agradece”, explica Mejide sobre sus entrevistas.

Risto Mejide

Acaba de estrenar Chester in Love (Cuatro, domingo 21.30 h), una revisión del formato Chester en el que Risto Mejide busca sacar emociones de los invitados a los que entrevista.

¿Se siente cómodo cuando es usted el entrevistado?
Depende de las preguntas. Hay algunas de sota, caballo y rey que simplemente pongo el automático y entiendo a muchos famosos que no tienen ni que pensarse las respuestas. Y hay entrevistas en las que te tienes que pensar bien las respuestas. En esas me siento muy cómodo, porque tengo que ir con pies de plomo.

¿Una entrevista cómoda es una entrevista perdida?
Una entrevista cómoda es propaganda. Para mí, que no soy nadie para dar lecciones de periodismo. A mí me gustan las entrevistas en las que no sale todo como estaba previsto.

De Mediaset a Atresmedia y de ahí a Mediaset… en la tele nadie se casa con nadie, ¿no?
Pues no lo sé… yo me caso con los proyectos que me apasionan y me apasionaba volver a trabajar con Oscar Cornejo y con la supervisión de gente como Paolo Vasile, que sabe un huevazo de tele. Lo que hagan los demás… no lo sé.

Sin rencores, entonces…
No hay polémica más allá de lo que se ha visto. Como ha sido tan público mi paso por ambos grupos… ahora estamos otra vez juntos con Mediaset y estoy feliz con el proyecto del Chester. Espero que el espectador salga ganando: es de lo que se trata.

Tienen un concepto llamado ‘acelerador’ un vídeo o similar para despertar emociones, ¿Cómo se le toca la fibra sensible a alguien?
Ese nombre no me gusta nada. Creo más en estimular… son estímulos para que la conversación fluya y entren los sentimientos. Te puedo hablar de tu padre y son palabras que salen de mi boca, pero si te enseño una foto de él tu reacción emocional será distinta.

¿Por qué un personaje como un político se presta a mostrarse emocionarse en la tele?
 Me da la sensación de que nadie que se haya sentado en el Chester se ha levantado peor de lo que se sentó. Queremos mostrar facetas nuevas de personajes que pensábamos que ya conocíamos y eso les enriquece. El único que tiene que tener miedo es el que tenga algo que ocultar.

Y si alguien es reacio a ir… ¿cómo se le convence?
Justo con el argumento que te acabo de dar: que nadie se ha quejado nunca y ha habido entrevistas muy duras y momentos muy emotivos. Nadie se ha quejado ni del montaje, ni del tratamiento. Y han pasado cerca de 100 personajes.

 Y volviendo al principio… ¿no le incomoda que nadie se queje?
No, son dos cosas distintas. Cuando la conversación no es amable, ni previsible, la gente inteligente lo aprecia y lo agradece. Tú puedes incomodar y que la gente te dé las gracias. Es lo que pasa con la gente que te quiere, un amigo que te critica, que no es complaciente contigo todo el tiempo… se lo tienes que agradecer.

¿Cuál es el criterio para seleccionar un invitado?
El criterio es que todo el mundo debería tener su Chester.

Plantean siempre cuatro preguntas, sobre el amor, el dinero, el sexo y Dios. ¿Qué es el amor?
El amor es renuncia. El dinero es ficción. El sexo es la risa del cuerpo. Y Dios… es la gente que te hace bien.

Hablando de Dios, ¿cómo se hace para no endiosarse en la tele?
Teniendo amigos de siempre, que te pegan collejas en cuanto te vuelves gilipollas.

Vamos a verle también en ‘Got Talent’, ¿Qué le debe al trabajo de jurado?
Televisivamente hablando, todo. Si no hubiera pasado como jurado por varios programas no estaría haciendo el Chester en este momento. En Got Talent vais a ver un Risto diez años más viejo, para lo bueno y para lo malo.

¿Y 10 años más blando?
Para lo bueno y para lo malo. Eso significa que si estuviera como hace diez años habría perdido diez años de mi vida.

Se abre el telón de Got Talen y aparece Risto Mejide… ¿qué le criticaría?
No hay programa que dure las suficientes temporadas para que me diera tiempo a hacer la crítica.

Cuando se es conocido, ¿es más sano mirar o no mirar lo que se dice de ti en Internet?
No voy a perder ni un minuto en mirar. Me preocupa cero.

Estuvo entre los 25 Más Influyentes de 2016 según Esquire… ¿En quién influye?
Mi influencia la decide quien decide dejarse influenciar por ti. Ese espectador, o lector o usuario que decide que tus pensamientos pueden serle útiles.

Tiene aspecto de ser serio, ¿qué fue la última cosa que le hizo reír a carcajadas?
Creo que fue en 1992… (risas) no, es coña. Cualquier tontería que me dijeran, yo me río mucho. Y de hecho se va a ver que me río mucho en Chester in love.

¿Y lo último que le hizo llorar?
La muerte de un ser querido.





Agregar Comentario