‘Ninja Warrior’, el concurso físico en el que España consiguió dejar atrás al resto de países

ISRA ÁLVAREZ

  • Antena 3 estrenará dentro de unas semanas esta superproducción en la que 200 personas tratan de superar una titánica pista de obstáculos.
  • Arturo Valls conducirá el formato, el periodista Manolo Lama realizará los comentarios técnicos y Pilar Rubio recogerá las impresiones de los participantes.
  • De las 5.572 personas que realizaron los casting, 597 lograron resultados por encima de la media de los candidatos de otros países.

Ninja Warrior

El concurso Ninja Warrior surgió hace más de 20 años en Japón (1997) y poco a poco se convirtió en un programa de culto en muchos países. La dinámica es sencilla: los concursantes han de pasar unas serie de pruebas físicas de alta exigencia en el menor tiempo posible.

En total 200 participantes intentarán llegar a la final y si se clasifican, los 24 que mejores resultados hayan obtenido, tendrán la posibilidad de intentar el reto final: subir al ‘monte Midoriyama’, una prueba mítica de Ninja Warrior, que es una cuerda de 22 metros de alto por la que deben trepar con la única ayuda de las manos. En estas dos décadas sólo ocho personas han conseguido superar ese reto, “hasta que llegó la versión española”, dicen enigmáticos los reponsables de la edición española.

Antena 3 estrenará dentro de unas semanas esta superproducción que ha llevado a cabo Globomedia y que contará con Arturo Valls como conductor del formato concebido “para toda la familia” y con el periodista deportivo Manolo Lama, que realizará los comentarios técnicos. Se les une la presentadora Pilar Rubio recogerá las impresiones de los participantes y sus acompañantes a pie de pista.

Y es que si algo aporta la versión española del concurso es buscar “las historias emocionantes” que hay detrás de algunos de los aspirantes. La “gente que quería demostrar y demostrarse que podía hacerlo, que podía ser un ejemplo”, explican sus responsables, que destacan que se han presentado personas de todo tipo, de todas las profesiones e incluso algunos que tienen un pasado trágico que consiguieron superar.

“Hay momentos en que prima la competición deportiva y de repente nos paramos en una historia emotiva que te desmonta”, explica Arturo Valls, que además reveló durante la presentación del programa en el FesTVal de Burgos que su vocación “era ser comentarista deportivo y hacer eso mismo con Manolo Lama ha sido como cerrar un círculo”.

El físico de los concursantes, atletas de alto nivel, no debe engañar, no sólo los y las más musculosas son capaces de superar las pruebas, que incluyen saltos, equilibrio, fuerza, destreza… “a lo mejor había alguien más tirillas por quien no daben un duro y de repente empezaba a pasar pruebas… hay una emoción como para hacer apuestas”, dice Valls.

“Ninja Warrior nos ha servido para aprender de la gente, para ver que no hay retos imposibles, que lo importante es la fuerza de voluntad”, explica Pilar Rubio, que ha tomado el pulso a esas personas que han intentado esta carrera de obstáculos.

Caída en barra, marcos flotantes, el abrazo peligroso, el dominó, el periscopio, el puente giratorio, las escaleras flotantes o las setas venenosas… son los nombres de algunos de los muchos obstáculos que componen el circuito.

“Hay una mujer a la que la práctica de ejercicio ayudó a superar un cáncer, personas que vencen su discapacidad convirtiéndose en campeones del deporte o madres todo-terreno que sacan tiempo para superarse a sí mismas”, dice la nota de la cadena sobre el programa.

Todos estos concursantes anónimos se batirán en igualdad de condiciones con deportistas de élite como los campeones olímpicos de piragüismo Cristian Toro y Marcus Walz, el medallista olímpico de taekwondo Joel González o el ganador del Tour de Francia en el 2006 Óscar Pereiro. También habrá “concursantes especiales, invitados conocidos” y veremos que “incluso algunos oros olímpicos les ha costado”.

Ninja Warrior en datos

En el caso español, 5.572 personas realizaron las pruebas físicas en gimnasios habilitados para la ocasión en Bilbao, Sevilla, Barcelona y Madrid. De ellas, 597 lograron resultados por encima de la media de los candidatos que se presentaron a otras versiones europeas del concurso. Además, 10 personas superaron la puntuación más alta obtenida en los castings realizados en el resto de Europa.

Sólo 200 participantes, entre los que hay 11 nacionalidades distintas, despuntaron en las pruebas de fuerza, agilidad y velocidad propuestas en los casting. Repartidos en grupos de 50, participarán en los 4 primeros programas eliminatorios. Los 24 mejores irán a la final.

Entre los datos numéricos destacan las 315 toneladas de material que conforman la escenografía, que se repartieron sobre los 10.000 m2 del Madrid Arena.

Un total de 21 trailers recorrieron 3208 kilómetros para transportar las pruebas de un circuito compuesto por 30 obstáculos y 12 piscinas con 250.000 litros de agua.

200 personas conformaron el equipo que montó el espectáculo en el tiempo record de 10 días. Los recursos técnicos se extienden a 963 aparatos de iluminación, con 750.000 kilovatios y 15 kilómetros de cable.

Se contó con más de 3.500 personas entre el público y 193 autobuses para trasladar a los invitados entre los que hay 1024 familiares y amigos de los participantes.

Agregar Comentario