Muere la periodista Paloma Chamorro, símbolo del aperturismo y modernidad de TVE

20MINUTOS.ES

  • Paloma Chamorro comenzó a trabajar en Televisión Española en 1970 y fue la conductora del programa ‘La Edad de Oro’.
  • En 1990 fue juzgada en la Audiencia provincial de Madrid, acusada de un delito de blasfemia por la emisión de un polémico vídeo musical.

Paloma Chamorro

La periodista Paloma Chamorro, considerada una de las modernizadoras de RTVE, ha fallecido este domingo a los 68 años de edad, después de toda una vida dedicada a la televisión pública, según ha informado a través de Twitter La 2 de TVE.

Licenciada en Filosofía Pura, poseía amplios conocimientos de artes pláticas, música, literatura, etc y perteneció al grupo de teatro independiente “Prodomo”.

Chamorro comenzó a trabajar en Televisión Española en 1970 como presentadora del programa Galería, dirigido por Ramón G. Redondo. A continuación trabajó en Cultura 2 y, posteriormente, en Encuentros con las letras.

En abril de 1977 comenzó a trabajar en el programa de televisión Trazos como directora adjunta con Ramón G. Redondo, para pasar posteriormente a la dirección del mismo, hasta junio de 1978 en que finalizó la emisión del programa. En octubre del mismo año comenzó a dirigir otro espacio en la Segunda Cadena, titulado Imágenes, dedicado al arte.

Su siguiente programa fue La Edad de Oro, que comenzó en mayo de 1983 y que supuso toda una revolución por su carácter rompedor y desenfadado. La primera etapa del mismo duró hasta enero de 1984, para volver a la pantalla de nuevo en septiembre del mismo año. En ocasiones tuvo problemas con el mismo, así, en mayo de 1985 fue procesada por el contenido de uno de sus espacios.

Lou Reed o The Smiths fueron algunas de las bandas internacionales que pasaron por el programa, que se emitió en TVE entre 1983 y 1985 y fue escaparate de la movida madrileña.

En abril de 1987 comenzó un nuevo programa llamado Estación de Perpiñán, cuyo contenido era también cultural. El primer bloque de espacios duró hasta julio de 1987. En septiembre de 1988 vuelve de nuevo a la pantalla con espacios dedicados a entrevistas con sobresalientes artistas mundiales, en la segunda etapa de Estación de Perpiñan.

 El 29 de octubre de 1988, Paloma Chamorro estrenó el espacio de producción propia La realidad invertida, dedicado a los artistas contemporáneos más importantes, recogiendo su producción más destacada y los acontecimientos más significativos de su trayectoria profesional. Entre los entrevistados figuraron: Joan Miró, Robert Mapplethorpe, Keith Haring, George Condo y David Hockney. Este espacio se emitió hasta enero de 1989.

El 25 de septiembre de 1990, fue juzgada en la Audiencia provincial de Madrid, acusada de un delito de blasfemia por la emisión de un vídeo musical del grupo británico Moon Child, el 17 de octubre de 1984, en el que aparecía una figura humana crucificada con la cabeza de un animal. Antes de la emisión, Chamorro había advertido a los espectadores que alguno de los contenidos del programa podía herir su sensibilidad. Además, había visto el vídeo con anterioridad en compañía de sus jefes inmediatos, quienes consideraron que este no era ofensivo, y dieron el visto bueno para su emisión.

El fiscal, que solicitaba inicialmente, una pena de de un mes de arresto y 100.000 pesetas de multa, retiró la acusación antes de celebrarse el juicio, y reiteró ante el Tribunal su posición de no acusar a la presentadora. Sin embargo, el abogado burgalés Juan Riu Izquierdo, que presentó una denuncia a título personal como espectador, continuó con el pleito, pidiendo para la presentadora 2 años, 4 meses y un día, y 75.000 pesetas de multa.

El 4 de octubre de 1990, la Audiencia Provincial de Madrid, la absolvió del delito de profanación, y decidió que la acusación particular debería pagar las costas procesales “por su evidente temeridad y mala fé al formular una querella iniciadora de la causa y mantener una acusación penal carente de sentido. Posteriormente, Juan Riu Izquierdo el 22 de marzo de 1993, pidió ante el Tribunal Supremo esta misma pena. El 6 de mayo de 1993, el Tribunal Supremo confirmó esa sentencia absolutoria del delito de profanación a Paloma Chamorro, liberando a su vez de los gastos procesales a la acusación.

Chamorro fue siempre una persona muy crítica, que puso en tela de juicio la forma de trabajar en televisión, así como la gestión realizada. En numerosas ocasiones, como en enero de 1989, amenazó con abandonar el Ente Público, por considerar que no le facilitaban en nada su labor.

Agregar Comentario