Miriam Sánchez deja atrás su vida de actriz porno y vende sus implantes de silicona

20MINUTOS.ES

  • Un coleccionista llamado Rufo adquirió los implantes por 500 euros.
  • Miriam Sánchez se ha volcado con la interpretación convencional.

Miriam Sánchez

Fue conocida como actriz porno bajo el nombre de Lucía Lapiedra (el apellido de su expareja, que la introdujo en esa industria) pero con el paso del tiempo dejó atrás esa profesión y recuperó su nombre, Miriam Sánchez, con el que entre otras cosas concursó y ganó Supervivientes.

Lo último que le quedaba para deshacerse eran… sus implantes mamarios, dos prótesis de casi un kilo cada una. En enero la actriz anunció por Twitter que las vendía, después de habérselos hecho retirar, por un precio de salida de 500 euros, según adelantaba Vice.

Como el tema podía tomarse a guasa, ella dejó claro que no era una broma: “Vendo mis implantes d silicona a pornofil@s,fans de lucia lapiedra (son sus tetas😉) las envío por correo 500 euros Quién da mas ?#TuitSerio”, escribía en la red social.

Las prótesis, firmadas por la propia actriz, las compró un coleccionista de objetos del mundo del porno que se hace llamar Rufo, aunque oculta su verdadera identidad y que según dice, mantiene una animada amistad virtual con la actriz.

Miriam Sánchez está orgullosa del paso, no solo en lo físico, pues el peso de sus pechos afectaba a su espalda, sino en el simbolismo de dejar atrás unas prótesis que la acompañaron en centenares de escenas para adultos.

De una talla 115 ha pasado a una 85, que encaja más con su dedicación actual, la de actriz convencional, profesión a la que está entregada en cuerpo y alma.





Agregar Comentario