Manuela Velasco: “Cuando leo un personaje quiero salvarle siempre”

20MINUTOS.ES

  • La 1 estrena este martes ‘Traición’, una serie sobre una saga familiar terrible, llena de intrigas y luchas por el poder cuyo mundo se viene abajo con una revelación.
  • Manuela Velasco interpreta a una de las hermanas de la familia, una mujer que aparentemente no hace nada, pero que se mueve bien entre bambalinas.
  • Quim Gutiérrez: “Mis cabreos eran más sonoros que antes de este personaje”.

Manuela Velasco

La nueva serie de La 1, Traición (estreno este martes 22.35 h) es la historia de una poderosa familia de abogados que sufre una convulsión cuando el patriarca y presidente del bufete les anuncia que padece una enfermedad terminal.

Ana Belén protagoniza, en su regreso a la televisión, este drama familiar lleno de intrigas personales y profesionales en la familia Fuentes, donde el personaje de Manuela Velasco funciona como la “argamasa” de una implacable saga. Odios, pasiones y traiciones son los hilos que siguen las tramas de esta serie con Nathalie Poza, Carlos Bardem, Pedro Alonso y Natalia Rodríguez.

Defina su personaje, por favor.
En la vida real tengo una hermana que es 13 años menor que yo, así que cuando nació yo era ya una adolescente. Con lo cual no siento que haya tenido hermanos con esta cosa de competir por la atención de los padres, porque cuando nació estábamos todos por ella. Así que me resulta muy interesante la serie porque estoy viviendo eso, ser la de en medio, la hermana que encima no es abogada.

¿Y cuál es su lugar en esa familia llena de intrigas?
Me ha costado como actriz y como personaje ver cual era mi lugar en la serie. Cuando hacíamos lectura de guiones me daba cuenta de que hacía falta algo más hasta que dimos con que Isabel tenía que ser la argamasa de la familia, la que les une. Porque es tan tremendo lo que les pasa y como son abogados y se dicen unas barbaridades… así que tenía que haber alguien que interceda, que aporte diplomacia.

Isabel no se dedica a nada, al menos oficialmente…
Ella no trabaja porque no le hace falta y eso es algo que luché con Ramón [Ramón Campos, productor ejecutivo de Bambú, la productora], porque yo, como Manuela, mujer de hoy en día, pensaba “esta mujer tiene que hacer algo en la vida, por lo menos que se dedique a ayudar a ONG’s con rastrillos para ricas”. Y me dijeron que no, así que tuve que aprender a enamorarme de alguien que no hace nada.

¿Qué porcentaje de éxito se tiene cuando un actor quiere incorporar cosas a un personaje?
En el caso de Traición es verdad que se tenían claros qué actores se querían para cada papel y se escribieron los guiones pensando en eso y se completaron los personajes reuniéndose con nosotros. Lo que pasa es que cuando yo leo un personaje quiero salvarle siempre. Pero eso es porque Manuela es muy orgullosa. En este caso yo estaba equivocada porque Isabel es así. Hay cosas que cuando vas leyendo te das cuenta de que funcionan menos, al final se definen entre todos y ese es un proceso creativo que me encanta.

 Pero ella es en realidad una pieza fundamental, ¿es así?
Ella se gasta todo el dinero que le da la gana, porque parte del bufete es suyo, aunque ella no trabaje. Cuando se lo recriminan sus hermanos ella dice “este dinero es mío, me corresponde y hago con él lo que me da la gana”.
Aunque aparentemente hace lo que le da la gana, en realidad es la que se ocupa de que la fachada de su familia quede preciosa por fuera, aunque dentro esté llena de mierda. Maquilla y esconde los problemas y las barbaridades que suceden a su familia. Y no le importa traicionar y mover hilos.

¿Volverá a ‘Velvet’?
Pues el otro día me preguntaron si me gustaría volver algún día a hacer una aparición y dije que sí, que me encantaría. Estoy deseando volver a mirar con la cara de podrida de odio de Cristina (risas). Me encanta que me hayan descubierto como mala, me divierto mucho más. Antes era la sufridora, ay. Prefiero ser mala y liarla parda.

¿Cuáles han sido sus referentes para ‘Traición’?
Yo soy del 75, yo vi Falcon Crest de pequeña, la vi en la tele. Yo era más de Falcon Crest que de Dinastía, aunque también la vi. En Traición hay unas frases lapidarias que dice mi madre, o sea, Ana Belén, que cuando las leí en casa pensé: “esto no se puede decir”. Y Ana Belén las dice con un peso, una mala leche… nos deja petrificados. Y me vienen a la cabeza esos grandes personajes como Angela Channing.

¿Impresiona trabajar con ella?
Yo la admiraba muchísimo desde pequeña y se lo digo siempre. Sus películas y en especial La Casa de Bernarda Alba me fascinaban. Esta mujer ha hecho todos los grandes personajes. Ana Belén es generosa, comprometida, te habla de verdad, te cuida, tiene un talento, una elegancia, una profesionalidad… y luego es tan humana… es una delicia.

¿Algún otro referente?
También me pasó cuando trabajé con Pepe Sacristán y cuando lo hice con mi tía [Concha Velasco]. Me daba pudor, no podía ni hablar. Es que están hechos de otra pasta, tienen mucho oficio en el cuerpo. Mi tía me impacta y eso que me ha cambiado los pañales.

¿Se ha planteado ser esa persona que lo ha hecho todo y estar con gente más joven?
Me encantaría tener una carrera así de larga y aunque fuera oler los personajes que han hecho ellos. El tiempo va pasando y coges experiencia y tanto profesionalmente como en cursos te vas encontrando con gente más joven.

¿Volverá a su faceta de presentadora?
En principio no pienso en ello, pero si saliera algo que me interesara, algo de tipo divulgativo… podría ser.

Agregar Comentario