Las mujeres asaltan el cuadrilátero en ‘Glow’, la nueva apuesta femenina de Netflix

CARLOTA CHIARRONI

  • Netflix estrenará este ‘wrestling’ el 23 de junio.
  • Sigue los pasos de un programa estadounidense de lucha libre en los 80.
  • Diez capítulos completan una primera temporada con gran gusto musical: éxitos de los INXS, Bonnie Tyler o The Police.

Glow

Ya son unas cuantas (afortunadamente) las series que enarbolan ese dicho de “mujeres al poder”. Libres, independientes, trabajadoras, con carácter. Mujeres de verdad, de carne y hueso, cada vez más alejadas del florero. Uno de los referentes televisivos es, sin duda, Orange Is The New Blackuno de los buques insignia de Netflix que sigue la historia de un grupo de mujeres en una prisión estadounidense. De los creadores de ese drama carcelario llega este 23 de junio la nueva apuesta femenina de la plataforma digital, Glow, que busca amenizar con lucha libre y peleas en el ring a los usuarios este verano.

La idea no surge de la nada. Este wrestling femenino tiene sus raíces en uno de los programas más vistos de la década de los 80 en Estados Unidos, donde varios miles de espectadores siguieron con fidelidad a las actrices, modelos y cantantes que salían en él con un único objetivo: crear un espectáculo cada vez mayor. Tal fue su repercusión debido al impacto del formato, que Gorgeous Ladies Of Wrestling (espacio que bautiza también la serie) terminó alargándose cinco temporadas.

Glow, en concreto, se contagia de ese universo ochentero con cardados y calentadores para contar su historia, que gira en torno a Ruth Wilder (Alison Brie), una actriz que lucha (sin éxito) por hacerse un hueco en la industria. Pero el destino quiere que su lucha sea otra. Agotada, al borde de la desesperación y sin conseguir hacer despegar su carrera, tiene dos opciones: o protagonizar una cinta erótica o unirse al variopinto grupo de mujeres con ansias de gustar a una audiencia complicada. Y lo harán en el primer programa de lucha libre femenina del país.

Un director de cine B con nula capacidad empática (Marc Maron, impecable) las dirigirá en su camino al estrellato, no sin antes discrepar en la forma y en el fondo con la protagonista, que arrastra un currículum amoroso problemático. En esa amalgama de personajes destaca la mejor amiga de Ruth, una exprotagonista de telenovelas relegada a ser madre y a las labores del hogar hasta que un bache en el camino la impulsa a cambiar de rumbo.

En su conjunto, es divertida, positiva, diferente y tiene un punto gamberro que, sin embargo, se queda algo tibio, porque si bien es cierto que cuenta con los elementos necesarios para atraer al público (sobre todo el nombre y apellidos de los creadores), quizá no sea suficiente para convencer al espectador. Y desde luego, no es capaz de eclipsar a las presidiarias del mono naranja (Orange Is The New Black). A pesar de ello, muestra a un conjunto de mujeres empoderadas con grises y dobleces y ganas de avanzar en un mundo machista y prejuicioso.  

Diez capítulos de una media hora completan una primera temporada con gran gusto musical. Éxitos de los INXS, Bonnie Tyler o The Police seguirán los entrenamientos y las escenas de lucha libre (al principio de pacotilla) que pondrán a prueba a las protagonistas, en especial a Ruth, quien se debatirá entre los más oscuros secretos de la interpretación y su desestabilizada vida emocional, laboral y personal.

En esta ocasión, deberá despojarse de la etiqueta de “mujer normal”, tan contraproducente en los casting, para colocarse la máscara del puro espectáculo televisivo. Y ese camino no será fácil. Lógico, no todos los días una se acuesta siendo actriz y se despierta “con capa” para asaltar un cuadrilátero.





Agregar Comentario