Lady Di trató de cortarse las muñecas tras su luna de miel con Carlos de Inglaterra

20MINUTOS.ES

  • El periodista Andrew Morton lanza la reedición de la biografía ‘Diana: su verdadera historia’, en las que incluye unas declaraciones inéditas de la princesa.
  • En las grabaciones publicadas, Lady Di confesó haber tratado de cortarse las muñecas tras su luna de miel con Carlos de Inglaterra.
  • A punto de cumplirse 20 años de su muerte, sale a la luz el testimonio sobre el sufrimiento de la princesa de Gales por la infidelidad de su marido.

Lady Di

En una entrevista realizada en 1991 con el periodista inglés Andrew Morton, la princesa Diana de Gales confesó que intentó cortarse las muñecas con unas cuchillas tras la luna de miel con su marido, Carlos de Inglaterra, según se ha podido saber mediante unas grabaciones que han sido publicadas.

A punto de cumplirse 20 años de la trágica muerte de Lady Di, fallecida tras un accidente de coche mientras cruzaba un túnel de París acompañada por su novio, el egipcio Dodi Al-Fayed, el periodista Andrew Morton ha reeditado su libro Diana: su verdadera historia (1992).

En su obra se hicieron públicos los asuntos más privados del matrimonio, sacados de las declaraciones de la propia protagonista, entre los que destacan la escandalosa infidelidad de Carlos con Camila Parker, su esposa desde 2002.

Ahora el periodista inglés ha incluido en la reedición de su obra las grabaciones sonsacadas a la princesa, según ha recogido ABC.

La boda entre el príncipe Carlos y Lady Di se celebró el 29 de junio de 1991 en Londres. Tan solo unos días antes, la futura novia admitió que se sentía “colapsada”: “Camila estaba en mi cabeza a lo largo de todo el compromiso. Yo trataba deseseperadamente de ser madura sobre la situación, pero no tenía cimientos para eso y no podía hablar con nadie del tema”.

En medio de esta deseperación provocada por su futuro marido, la princesa de Gales admitió su secreto mejor guardado en las grabaciones: “La noche anterior a la boda tenía una fuerte crisis de bulimia. Comí todo lo que encontré”.

La deseperación de la futura novia

El mismo día del enlace, la futura novia, lejos de vivir la emoción de su gran día, solo sintió la calma  “como el cordero que va al matadero”. Su obsesión por la amante de su marido se acrecentó al divisar a Camila entre los invitados en la Catedral de San Pablo.

Durante la luna de miel de los recién casados, primero en Broadlands (Reino Unido) y luego en el yate Britannia sin ningún atisbo de intimidad, los problemas de salud de Diana se dispararon.

La compañía de su estrenado marido se limitaba a dar paseos y recitar lecturas del filósofo Carl Jung, lo que provocó que la princesa se encontrara menospreciada por la familia real.

Fue a su vuelta, en el palacio escocés de Balmoral, cuando Diana confesó que “estaba tan deprimida que traté de cortarme las muñecas con unas cuchillas”, lo que desembocó en tratamientos médicos y la toma de ansiolíticos en su regreso a Londres.

Sin embargo, la princesa dejó su medicación en el momento de quedarse embarazada de su pimer hijo en 1981, Guillermo.

El embarazo no fue fácil para la futura madre, que siguió padeciendo desórdenes alimenticios, tal y como informa el medio.

A pesar del fracasado matrimonio real, que acabó en divorcio en el año 1996, Lady Di recordó el amor que sintió hacia Carlos de Inglaterra en el momento de casarse: “Recuerdo que estaba tan enamorada de mi marido que no podía retirar los ojos de él. Pensaba que era la chica más afortunada del mundo, que él me iba a cuidar. Me equivoqué al esperarlo”.





Agregar Comentario