Kim Kardashian y Kanye West pagarán a una madre de alquiler para tener su tercer hijo

20MINUTOS.ES

Kim Kardashian y Kanye West

La pareja de Hollywood Kim Kardashian y Kanye West acaban de llegar a un acuerdo con una agencia de maternidad subrogada para tener su tercer hijo. El contrato, que ya ha salido a la luz, establece que el matrimonio pagará un total de 45.000 dólares  (40.370,89 euros) distribuidos en 10 mensualidades.

El medio estadounidense TMZ ha publicado los puntos en los que se basará el contrato pactado con una agencia para que sea una madre de alquiler quien de a luz al tercer hijo de Kanye West y Kim Kardashian, quien hace un par de meses ya manifestó su interés por recurrir a la gestación subrogada.

La estella del reality tuvo que pensar en otras opciones si quería tener un tercer hijo, tras sufrir ciertas complicaciones en sus dos anteriores embarazos.

En el contrato acordado con la agencia, la pareja financiará un total de 45.000 dólares en un plazo de 10 meses, lo que equivaldría a 4.500 dólares al mes (4.038 euros), según recoge el medio El Mundo.

Sin embargo, la cantidad a pagar ascendería en el caso de que la madre de alquiler tenga mellizos o gemelos, llegando a 5.000 dólares (4.486 euros) más por cada hijo de más. A modo de fianza, el matrimonio ya ha tenido que abonar 68.850 dólares (61.764 euros) a la agencia de vientres de alquier.

Asimismo, si la madre perdiera al niño en los primeros meses de embarazo, se le bonificará con 4.000 dólares (3.589 euros).

Además, Kim y Kanye serán los responsables legales del bebé “aunque posea cualquier enfermedad congénita u otras anormalidades o defectos”.

Condiciones exigentes

En el documento también aparecen los requisitos que deberá cumplir la futura madre, tales como no beber, fumar o ingerir drogas durante la gestación. De la misma forma, también prohíbe que la mujer mantenga relaciones sexuales en las semanas previas al embarazo y en las tres que siguen a la implantación del embrión.

Ir a la sauna, teñirse el pelo, comer pescado crudo, viajar en metro o tocar arena para gatos son actividades que la futura madre tampoco podrá llevar a cabo para así evitar que enferme de toxoplasmosis, según informa el medio.

La mayor de las Kardashian ha recurrido a esta técnica de maternidad tras las dolencias sufridas por su hija mayor, North West, provocadas por la enfermedad de placenta accreta que padece su madre. Esta consiste en una excesiva adherencia de la placenta a la pared uterina que causa hemorragia vaginal.

Agregar Comentario