Ivanka Trump, en su libro: “En campaña no me concedía el lujo de darme un masaje”

20MINUTOS.ES

  • La hija de Donald Trump ha publicado un libro en el que da consejos a las mujeres trabajadoras, entre otras cosas sobre cómo conciliar con la familia.
  • Se le ha criticado su elitismo y situación privilegiada por cosas como revelar cosas como que “mi equipo sabe que puede esperar correo electrónico a por la noche”.

Ivanka Trump

La empresaria y asesora de la Casa Blanca Ivanka Trump ha puesto a la venta su nuevo libro Women Who Work (Mujeres que Trabajan) con el que levantado polémica al dar consejos al género femenino sobre cómo lograr una carrera profesional de éxito. Algunos han querido ver en este libro un paso más en su preparación para entrar de lleno en política y otros han criticado el clasismo provilegiado desde el que da sus consejos.

Hija y esposa de multimillonarios, Ivanka señala que el libro fue escrito antes de que su padre, Donald Trump, ganara las elecciones presidenciales de EE UU el pasado noviembre, aunque se refiere a la campaña en numerosas ocasiones. Además, se erige en defensora de la mujer y fija su objetivo en cambiar la “mala percepción” de la mujer trabajadora: “Inspirar y capacitar a las mujeres que trabajan – en todos los aspectos de su vida – ha sido mi misión a lo largo de toda mi carrera”, escribe.

Por ejemplo, en un pasaje recogido por The Guardian asegura que “durante los momentos de más trabajo, como en la campaña electoral, me pongo en modo supervivencia: solo trabajaba y pasaba tiempo con mi familia; no hacía nada más. No me concedía el lujo de darme un masaje u otros cuidados personales. Me habría gustado poder levantarme temprano para meditar y me hubiera gustado ponerme al día con amigos que no había visto en tres meses, pero simplemente no había suficiente tiempo en el día”.

Ivanka se basa en sus experiencias profesionales como directora ejecutiva de su propia empresa (del ámbito inmobiliario y recientemente del mundo de la moda) y vicepresidenta de la Organización Trump, y en su papel de madre de tres hijos.

La obra, de 288 páginas y publicado por la editorial Penguin, ha sido fuertemente criticada por diarios como The New York Times, que en la reseña que le dedica subraya el carácter elitista del libro de Ivanka Trump, que, por ejemplo, define la tarea de la compra de alimentos como “no importante”. “¿Los alimentos aparecen por arte de magia en su frigorífico? ¡Ah!, espera. Probablemente sí”, apunta en el texto la crítica literaria del Times, Jennifer Senior.

Y es que la hija del presidente de EE UU deja claro en el libro el importante equipo de ayudantes con el que cuenta la empresaria y que cita en algunos párrafos. “Hago todas las cosas que deben hacerse cara a cara entre las 8 am y las 6 pm. El resto lo dejo para más adelante”, explica sobre sus horarios, que retoma por la noche.

“Después de que los niños se han ido a la cama me pongo a hacer trabajo de oficina”, dice y revela que “mi equipo sabe que puede esperar mensajes de correo electrónico de mí a las 11 de la noche” aunque aclara que “no espero una respuesta a esa hora, a menos que, como yo, se vayan del trabajo temprano”

La autora, que ahora tiene un puesto como consejera en la Casa Blanca no remunerado, afirma además haber aprendido muchas lecciones durante la campaña electoral de Trump, entre ellas la importancia de escuchar las voces que surgen fuera de su propio ámbito, algo por lo que precisamente su padre ha sido muy criticado.

Ivanka también ha utilizado en su obra frases de varias personas que se han mostrado en desacuerdo con las políticas del presidente, como la actriz Cynthia Nixon, que dijo que el mandato de Trump le hacía temer por el futuro de su hija.

Asimismo, da ejemplos de algunas de las personalidades más conocidas del mundo de los negocios, como el director ejecutivo de Amazon, Jeff Bezzos, que bromeó con querer mandar al espacio al presidente, y otros opositores de Trump, como el fundador de Facebook Mark Zuckerberg, o el presidente del grupo Virgin, Richard Branson.

Sobre su doble faceta de madre y empresaria escribe que ella había estado “lidiando con el hecho de que ser una mujer joven ejecutiva con un bebé socavaría mi autoridad a los ojos de mis colegas y compañeros en una industria muy dominada por los hombres”. Aquello la llevó a no publicar fotos de sus hijos o familiares en sus redes sociales.

Pero entonces “empecé a preguntarme si yo había estado haciendo un flaco favor a las mujeres que trabajan al no aceptar la realidad de que tengo un bebé, y llevo bata de baño a las 7 am y hay puré encima de mí”.





Agregar Comentario