‘House of cards’ regresa con el terror como bandera en su quinta temporada

ISRA ÁLVAREZ

  • Las tramas de la nueva serie de capítulos llevarán a los Underwood a ser de nuevo un equipo y a ser más malvados que nunca para mantener el poder.
  • La quinta temporada llega a Movistar Series este miércoles, tan sólo un día después de su estreno en Estados Unidos.

House of Cards

“Me he cansado de intentar ganarme el corazón de la gente”. Ésta frase de Claire Underwood resume a la perfección lo que será la quinta temporada de House of Cards, la que es considerada el mejor drama político de los últimos tiempos. Los nuevos capítulos llegan primero a Movistar Series (dial 11, desde las 9.25 h de este miércoles), a pesar de que es una serie original de Netflix. Misterios de los derechos de autor mediante, los nuevos episodios llegan a Movistar+ tan sólo un día después de su estreno en EE UU, donde ya se puede ver.

Para los que les coja de nuevas, House of Cards cuenta la trayectoria de Frank Underwood (Kevin Spacey) y Claire Underwood (Robin Wright) un ambicioso matrimonio que pasa por encima de todo y de todos hasta llegar a la Casa Blanca. Por las buenas los Underwood son terribles, por las malas… letales. Y ése es el principal sustento de la quinta temporada, donde el presidente y su esposa, que se enfrentan a la reelección, optan por el miedo y el terror como arma política.

House of Cards tiene en su reparto a algunos de los villanos mejor escritos de todos los tiempos, malos de esos que son muy malos y por los que sin embargo no se puede dejar de sentir cierta empatía. El compromiso de los protagonistas es absoluto. Kevin Spacey actúa como productor ejecutivo y además protagoniza la serie y su compañera Robin Wright no sólo es también productora ejecutiva, si no que además ha dirigido cuatro episodios de esta quinta temporada (ya lo había hecho antes en la segunda y tercera temporadas).

El thriller político más despiadado y adictivo acumula ya seis premios Emmy y le valió dos Globos de Oro para sus protagonistas Kevin Spacey y Robin Wright.

Atención: a partir de este punto se revelan partes de la trama de la quinta y otras temporadas.

House of Cards ha sido una serie rompedora desde el principio, no sólo porque muestra de una forma cruda los entresijos de la políca, las presiones, los tratos de favor e incluso la corrupción, los delitos y los crímenes, si no por su apertura en otros ámbitos, como el la relación abierta de los protagonistas o sus apetencias sexuales.

La quinta temporada arranca a apenas dos semanas de las elecciones presidenciales en las que Underwood se enfrenta a su rival más fuerte, el joven republicano y veterano de guerra Will Conway (Joel Kinnaman). Puestos en un brete, utilizarán la lucha contra el grupo terrorista ICO como excusa y palanca para afianzar sus apoyos entre el electorado y entre los congresistas y senadores.

Mientras el Washington Herald y los periodistas Tom Hammerschmidt (Boris McGiver) y Sean Jeffries (Korey Jackson) tratan de desvelar los misterios detrás de la muerte de Zoe Barnes y la desaparición de Rachel Posner, y tras acercarse mucho a los chanchullos de los Underwood y publicarlos, éstos intentan esquivar una investigación oficial por la gestión de Frank mientras era vicepresidente.

Todo esto hace que a pensar de las dificultades y las rencillas de temporadas pasadas, los Underwood vuelvan a ser un equipo sólido, afianzado, cínico y despidado. La quinta temporada trae además nuevas muertes, traiciones y situaciones que auparán o pondrán en el desfiladero a los protagonistas.

‘House of Cards’ trasciende la ficción

La ficción de Netflix consiguió un hecho insólito el año pasado: la exposición del retrato Frank Underwood como parte de la colección de cuadros presidenciales de la Smithsonian National Portrait Gallery de Washington, en Estados Unidos. Así, por primera vez un mandatario ficticio se sumaba a la colección de retratos presidenciales más grande fuera de la Casa Blanca, en la que aparecen Washington, Lincoln, Rigan, Nixon o Bush, entre otros.

Pero además, la cuenta de Twitter de House of Cards no duda en inmiscuirse en los asuntos de la política real y no sólo en Estados Unidos. Durante las pasadas primarias del PSOE daba un duro consejo tanto a Pedro Sánchez como a Susana Díaz: “En política, o te comes al bebé o el bebé eres tú. #PrimariasPSOE”, decía, citando a Pedro Sánchez y a Susana Díaz uno de los tuits de la cuenta de la ficción. Otro se dirigía directamente al ganador, Pedro Sánchez: “A veces, la mejor manera de ganarte el respeto de tus superiores consiste en desafiarlos. #L6Primarias”.

Los lazos con la política real llegan también a profesionales de diferentes medios, como al fotógrafo Pete Souza, antiguo jefe de fotografía de la Casa Blanca en la administración Obama, que ha sido el encargado de hacer una serie de fotografías a Kevin Spacey caracterizado como Frank Underwood en Washington D.C.





Agregar Comentario