Giancarlo Esposito: “Despreciamos a los animales que nos comemos”

ISRA ÁLVAREZ

  • El actor presentó en Madrid ‘Okja’, la nueva película de Netflix que se estrena este miércoles, la historia de una niña y una cerda gigante que es su mejor amiga.
  • Giancarlo Esposito reflexiona sobre la industria cárnica, sobre la polémica en Cannes y sobre cómo son sus papeles de malo.

Giancarlo Esposito

Una malvada corporación crea una nueva raza de cerdos gigantes y envía crías a granjeros de todo el mundo. Pasados 10 años, el mejor ejemplar se convertirá en la imagen de la nueva carne de supercerdo, que será comercializada.

Así comienza Okja, la película que Netflix estrena este  miércoles y que cuenta la historia de una niña coreana que lucha por recuperar a su mejor amiga, la cerda Okja, secuestrada por la malvada Mirando Corporation. La pequeña Mija (interpretada por An Seo Hyun) debe luchar por liberar a su cerda, con la que se ha criado, mientras que un grupo animalista intenta utilizar al animal para destruir a la corporación.

Tilda Swinton, Giancarlo Esposito y Jake Gyllenhaal protagonizan este filme que mezcla en sus dos horas de duración momentos de humor, paisajismo, acción, drama y tragedia con un trasfondo crítico con la industria cárnica.

Okja es el trabajo más caro que ha hecho en toda su carrera el director Bong Joon-Ho, con un presupuesto de más de 44 millones de euros, a pesar de lo cual Netflix le dio “absoluta libertad creativa”. Compitió en Cannes por la Palma de Oro pero, a pesar de las buenas críticas y debido a la polémica que despertó, el festival anunció un cambio en sus normas para que películas que no han sido estrenadas en cines no puedan participar en su sección oficial.

Hablamos sobre la película, sobre el consumo de carne y cómo hacer de malo con Giancarlo Esposito.

¿Cuál es el mensaje de la película?
De hecho, hay muchos mensajes. Es una historia de amor, de inocencia, pero también es una película que cuenta el viaje de una niña que intenta recobrar a su mejor amiga. Es una historia también de ambición corporativa, de compromiso de un grupo que intenta salvar a los animales de muertes muy crueles y poco apropiadas… Hay muchas historias en una. No hay un único mensaje, pero creo que viendo la película la idea principal es volver a la humanidad, entender la humanidad de una forma diferente. A veces los humanos despreciamos a los animales que nos comemos pero no a las mascotas que tenemos en casa.

Y provoca diversos sentimientos…
A fin de cuentas es una historia que nos hace reír, porque comienza como una comedia, pero también tiene acción y momentos de locura y absurdo. Al mismo tiempo tiene una parte dramática y trágica.

 ¿Es una crítica a la industria cárnica o es sólo una excusa para contar la historia?
Vaya, me hace gracia la pregunta. No sé si usar la palabra excusa, pero sí, la verdad es que no trata muy bien a la industria cárnica. Creo que el director cree que la crueldad que salpica a los animales para que lleguen a nuestros platos no es apropiada, aunque él come carne.
Pero no se trata de una investigación directa sobre la industria cárnica, se trata de una forma de contar una historia preciosa, con ese tema en su esencia.

¿Ha cambiado su forma de entender el consumo de carne a raíz de la película?
Bueno, yo soy vegano. Yo antes comía carne, pero creo que para mí y para mi cuerpo es mejor no hacerlo. Yo siempre he sentido el horror que padecen los animales hasta que llegan al plato, pero somos humanos y nos separamos de eso, vamos al mercado y lo vemos todo bien empaquetado y precioso, pero no siempre pensamos en cómo matan a los animales en los mataderos.

¿Cómo se inspiraron para esa parte?
El director fue a un matadero en Colorado y lo que más le disgustó fue el olor, él dejó de comer carne durante unos meses por ese motivo. Hemos de tomar decisiones sobre lo que comemos.

¿Qué le pareció los problemas de la película en Cannes y las críticas de Pedro Almodóvar y el cambio de normas para que no puedan volver a concursar si no son estrenadas en cines?
Creo es una controversia sobre cómo se hacen las películas. Éste es un problema de dinero, siempre es un problema de dinero, porque los dueños de los cines quieren su porcentaje de la distribución. Y el público por su parte quiere que las películas sean accesibles para ellos, así que pagan por Netflix.

¿Hay solución?
Nos encanta Cannes y siempre habrá formas de ver películas en una gran pantalla, pero creo que todo está cambiando y es un tema que los festivales de cine han de analizar, porque ésto no afecta al crecimiento y éxito de plataformas de streaming Netflix, Amazon u otras.

Hay más oportunidades en las nuevas plataformas…
Y bravo por ellas, porque nadie quería producir esta película, ni Fox, ni Twentieth Century, nadie le daba al director el dinero para hacer la película. Pero Netflix le dio el dinero y le dijo que no tenía que cambiar nada de su guión, es fantástico. Están apoyando a películas, a directores y también a sus públicos. Netflix está haciendo algo muy valiente.

Breaking Bad, The Get Down, Okja… ¿tiene el rostro perfecto para hacer papeles de tipo serio?
Absolutamente, sí. No sólo la cara sino la voz perfecta. Hay otra serie que es Dear White People, [donde hace de narrador] que también está en Netflix.

Así que le gusta eso de ser el malo…
Me encanta lo que hago como actor, me da la oportunidad de cambiar de personaje. Algunos de ellos han sido tipos malos, pero también tengo otros papeles que no lo son tanto. Creo que mi éxito ha llegado porque tengo diferentes perfiles de malo. Es un tipo de antagonista que podrías ser tú, él, ella… yo intento hacer el que creo que es el malo del futuro, alguien que podría ser tu vecino de al lado. Todo el mundo esconde cosas, como hacía Gus Fring, que estaba escondiéndose a plena luz del día.





Agregar Comentario