Frank Cuesta se enfrenta cara a cara con un circo con animales en ‘Wild Frank: Circo’, de DMAX

20MINUTOS.ES

  • Un circo italiano que tiene 150 animales que usa en sus espectáculos ha invitado a Frank Cuesta a conocer cómo viven sus bestias.
  • Los dueños del circo tratarán de cambiar la opinión de Frank Cuesta, cuya faceta como defensor de los animales es bien conocida.
  • Los responsables muestran cómo es su relación con estas criaturas, cómo es su trabajo y cómo doman y adiestran a los animales.

Wild Frank: Circo

Un circo con animales, con nada menos que 150 animales, que viven en jaulas y que se mueven constantemente de ciudad en ciudad, está en las antípodas de lo que el aventurero y activista de los derechos animales Frank Cuesta está acostumbrado a hacer, que es liberar a animales en la naturaleza.

Y sin embargo, este domingo a las 21.30 horas se estrena en DMAX Wild Frank: Circo donde Cuesta ha aceptado la invitación de un circo italiano para conocer en primera persona cómo viven y son tratados los animales que participan en estos espectáculos e intentar entender a las personas que allí trabajan, según informa la cadena en un comunicado.

El circo moderno surgió en Europa en la segunda mitad del siglo XVIII, reuniendo prácticas milenarias como la acrobacia, el malabarismo y el contorsionismo con otros números, como los protagonizados por animales salvajes.

Este espectáculo, capaz de encandilar a niños y mayores, se convertía en muchas ocasiones en una oportunidad única para contemplar un león, un oso o un elefante. Sin embargo, en la actualidad los circos han perdido parte de su popularidad y cuentan con muchos detractores entre un público que rechaza que animales salvajes vivan en cautividad.

Es el caso de Frank Cuesta, cuya faceta como defensor de los animales es bien conocida. No obstante, el herpetólogo no ha dudado en embarcarse en una nueva aventura y sumergirse en las entrañas de un circo para poder conocer de primera mano que como funcionan realmente estas ciudades en miniatura, ver cómo viven y son tratados los animales que participan en los espectáculos e intentar entender a las personas que trabajan y viven de este negocio.

Los trabajadores del Circo Mosca, un circo italiano en el que conviven cerca de 50 personas y más de 150 animales entre los que se encuentran dromedarios, tigres y leones entre otros, abrirá sus puertas a Frank para mostrar cómo es su relación con estas criaturas, cómo es su trabajo, cómo doman y adiestran a los animales, cómo sienten orgullo de su profesión–de la que han vivido generaciones enteras desde hace años- y cómo se enfrentan al rechazo y la presión dela sociedad y los grupos animalistas que exigen su cierre.

No en vano, cada día son más los municipios y países que están prohibiendo los espectáculos con animales y los circos se enfrentan por primera vez a una encrucijada que puede ser su punto final después de cientos de años de historia. Mirela Valeriu, una de las directoras de la compañía de espectáculo con animales ‘La favola siamo noi’, asegura que no puede existir un circo sin animales: “Sería un espectáculo de acróbatas, pero no un circo“.

“Mis animales son felices cuando trabajan. Viven en una prisión, pero es una prisión bellísima, porque dentro de esta prisión hay paz”, continúa Valeriu, quien está segura de que prefieren estar en el circo, “porque fuera es todo sucio”.

Además, aseguran estar hartos de que les llamen “criminales”, “torturadores” y “maltratadores” por trabajar con estas criaturas. Es por eso que quieren que Frank, un apasionado de la defensa de los animales, les visite: “No podrá decir más que aquí no están bien”, asegura Lerry Rosante, director artístico del circo. ¿Conseguirán convencer a Cuesta de esa premisa?

Agregar Comentario