Edurne: “Por Nochebuena hemos llegado a hacer barbacoas en familia mientras nevaba”

C.RIZZO

Edurne, deslumbrante

La alegría con la que Edurne te cuenta las cosas es contagiosa y sus ganas de hacerlo todo son adictivas. Con esa energía maravillosa, la cantante ha comenzado a componer temas para el que será su próximo trabajo. No hay fechas ni agobios así que escribe sin prisas. Cocinando a fuego lento, que es como todo sabe mejor, las emociones que nacen dentro de uno mismo.

Edurne se siente feliz. Contenta por ser de nuevo parte del jurado de Got Talent, reality que busca a personas con talento y cuya segunda edición está pendiente de estreno en Telecinco. Ilusionada porque estamos en diciembre, sinónimo de que se acerca su cumpleaños y que la Navidad está a la vuelta de la esquina. “Mi momento favorito del año”, explica. No ve la hora de que llegue. De arrancar con vehemencia las páginas del calendario para que pasen los días y se reúna con su familia en Nochebuena. “Lo bonito es pasarlo todos juntos”, añade. Y lo hacen entre risas que se alargan hasta el alba.

Queda muy poco para su cumpleaños: 22 de diciembre. ¿Le regalan por duplicado?
¡No! Me hacen un pack. Nos pasa a los que nacemos en vísperas de Navidad (risas). Me encantan estas fechas.

¿Qué es lo que más le gusta?
Cuando nos juntamos toda la familia en Nochebuena. Después de la cena pasamos horas con juegos de mesa. Podemos estar fácilmente hasta las siete de la mañana. Y no sólo entre primos, en mi familia juegan hasta los abuelos (risas). Te podría decir que es mi momento favorito del año.

Así que usted es más de Papá Noel.
Sí, lo celebramos más. En Reyes nos comemos el Roscón, que por cierto, no me gusta y llevo años reivindicando que tendría que haber otro postre navideño (risas).

¿Y la cena de Nochebuena? ¿Alguna tradición?
No tenemos una comida especial, según lo que nos vaya apeteciendo. Mi padre, como buen vasco, cocina muy bien y un año nos preparó unos besugos. Fíjate, hemos llegado a hacer hasta barbacoas mientras nevaba. Un poco locura (risas). 

¿Será en Madrid?
No, en Manchester y Fin de Año, seguramente lo pasaré Madrid.

En Manchester tiene un Chow Chow un tanto peculiar.
Tiene un poco de personalidad de gato (risas), pero cuando llego no sabes la felicidad que le da. Pero oye, cada uno es como es. Tengo tres gatos en Madrid y son más o menos así.

Una familia numerosa.
Y faltan dos perros de agua que también están en mi casa de Madrid. Y no tengo más animales porque me da pena no poder pasar más tiempo con ellos.

¿Cómo se presenta 2017?
He comenzado a componer. Sin fechas ni prisas. Tengo muchas cosas dentro que me apetecía plasmar. Contarlas a través de canciones está muy bien porque otros se pueden sentir identificados.

Espero que no mande mensajes subliminales como hace Taylor Swift con sus ex.
No, no (risas). No voy a ir por ahí.

Edurne

El próximo año repite como jurado de ‘Got Talent’ (Telecinco) al que llega Risto Mejide. El núcleo duro crece…
La verdad, es que los compañeros están cañeritos. Hay mucho rifi rafe (risas). Pero Risto Mejide sorprenderá porque en el fondo es muy sensiblón.

¿Qué tal con él?
Todo el mundo me decía ‘madre mía, Risto’, pero conmigo el trato ha sido excelente. Una persona maravillosa.

¿Qué nos puede contar sobre las actuaciones?
Muchísima variedad: shows de magia alucinantes, números musicales, de baile… hay un poquito de todo. También tendremos a gente que ve el arte de una manera diferente.

Supongo que se refiere a los clásicos frikis.
No me gusta llamarlos así, pero he presenciado actuaciones que me han impactado mucho.

Mezclar frikis y gente con talento, ¿no va en detrimento de estos últimos?
No lo veo así. Se trata de darle la misma oportunidad a todos. Si no hubiese variedad, terminaría siendo un poco aburrido. De todos modos, a la final sólo llegan los mejores, aunque yo les daría una oportunidad a todos.

Imagino que se siente un poco identificada.
Totalmente, y se lo he dicho a mis compañeros. ‘No sabéis lo que se pasa ni lo que se siente: los nervios, la ilusión, pensar que quizás esa sea la única oportunidad de llegar…’

Su paso por ‘Operación Triunfo’ marcó el inicio de su carrera. ¿Qué balance hace?
Me presenté con 19 años a un concurso de televisión sin saber si iba a tener suerte o a quedarme por el camino. No sólo he cumplido mi sueño de dedicarme a la música, sino que he hecho otras cosas que jamás hubiera imaginado: un musical, trabajar en televisión, ser imagen de varias marcas… Estoy muy feliz con todos los pasos que he ido dando.

¿También con ‘Eurovisión’?
Fue una experiencia muy bonita y si supiera cuál es el secreto para ganar volvería al año siguiente. No es algo que dependa sólo de nosotros ni del equipo. Nunca se sabe si va a ir bien o mal.

Hay quienes opinan que quizás el tema no era el adecuado y que es un problema cantar en un idioma distinto al inglés.
Barei cantó en inglés y mira… Cada año, sucederá que la canción gustará a unos y no a otros. Mi tema era diferente a lo que se había hecho, una propuesta muy arriesgada, mística. Eurovisión ha sido el momento de mi vida en que más críticas he recibido por todos sitios. Pero me ha hecho aprender y las que son constructivas, bienvenidas sean, el resto, mejor ignorarlo.

En alguna entrevista ha comentado que a raíz de ser conocida por ‘OT’, sentía que se la valoraba más por el físico que por la música. ¿Se sigue sintiendo así?
No y la verdad es que no quería que eso se relacionara con OT. Al principio cuando salí del programa, sí que tuve que demostrar un poquito más porque la gente se fijaba más en el físico que en mi música. Pero el tiempo pone cada cosa en su lugar y ahora sí que me valoran.

Especial regalos





Agregar Comentario