Dirigiendo y contando historias en la tercera temporada de ‘El Ministerio del Tiempo’

ISRA ÁLVAREZ

El Ministerio del Tiempo

La espera ha sido larga y llena de incertidumbres, pero esta noche se volverá a hacer historia. Historia de la televisión, historia de historias, en resumen, el Ministerio del Tiempo. La serie de La 1 regresa este jueves con su tercera temporada (22.40 h).

Trece nuevos capítulos en los que la patrulla formada por Amelia (Aura Garrido), Alonso (Nacho Fresneda) y Pacino (Hugo Silva) se enfrentarán a sociedades secretas que tratan de cambiar sucesos del pasado, algo que ellos y el resto de funcionarios del Ministerio deberán impedir.

Alfred Hitchcock, Gustavo Adolfo Bécquer, Francisco de Goya, Godoy, la duquesa de Alba y la de Osuna, el duque de Lerma y el marqués de Comilla, Eusebi Güell y hasta Alfonso XII son algunos de los personajes que harán su aparición en la una serie que “trata al espectador de una forma diferente”, según el director de la serie, Marc Vigil. Y es que ésta es una serie de directores.

Además de Vigil, que ejerce como “director de orquesta” y que “marca las directrices actorales a los intérpretes” hay todo un plantel de directores que se ocupan de uno o varios capítulos “adaptándose a esas directrices”. Explica Vigil que “desde el principio de la serie nos planteamos contar con diferentes directores que aporten cosas que no pertenecen a la línea dramática. Para la tercera temporada hemos traído directores que no habían estado ni en la primera ni la segunda temporada porque para ciertos capítulos en los que era necesario un estilo particular”.

Por ejemplo, “hay un capítulo en que se habla del romanticismo de Gustavo Adolfo Bécquer, pues hemos llamado a Koldo Serra que tiene un estilo y unas formas que le pueden ir muy bien a esa historia“. Y así con Oskar Santos, Javi Ruiz Caldera, Paco Plaza, Jorge Dorado, Abigail Schaaff, Gabe Ibáñez, Miguel Alcantud…

“Lo que conseguimos es generar una línea coherente con varios estilos personales”. El Ministerio del Tiempo es una serie especial desde el punto de vista de quienes la hacen, porque “te ofrece la oportunidad de ir variando de aventura, de época y eso permite integrar estilos, códigos visuales diferentes y reinventarte cada día” y también para quienes la ven, sobre todo, por su calidad. “Hay detalles a nivel de factura que puede ser que nadie se pare en ellos, pero si los sumas harán que el resultado sea mucho más potente”, revela Vigil.

Por ejemplo, para un capítulo de una serie cualquiera se suele emplear una semana para la posproducción de sonido, mientras que en el Ministerio del Tiempo se emplean tres semanas. “Eso evidentemente eleva los costes y cuando eso lo planteas en un principio a los productores te dicen ¡pero dónde vas!”, rememora el director, que sin embargo pone en valor ese trabajo extra, como el de “cuidar la fotografía, que la luz tenga una intención, que los efectos visuales no sean alardes, si no que estén escondidos…”. Así “cambia la forma en la que se cuenta y en la que se trata al espectador”.

En televisión es difícil innovar, pero no hacer algo diferente. “Nuevo en esta profesión no te inventas nada“, opina Vigil, que sin embargo hace ver que El Ministerio del Tiempo “aporta algo fresco en la ficción española en general. Llega un momento que los canales acaban copiándose los unos a los otros y si de repente funciona un thriller, la competencia se va por ahí y cuando todos están hartos de eso funciona una comedia y comienza a pasar lo mismo”.

Así que llegó un momento en el que había “una gran producción de series de época. Aunque es verdad que el Ministerio del Tiempo no se inventa nada, es un soplo de aire fresco en la ficción”, en buena parte porque “nosotros no hemos buscado querer gustar a todos, desde el niño más pequeño al señor más mayor y así se despierta el interés de un público que quizá había perdido ese interés por lo que se estaba produciendo en este país”

Atención, a continuación se revelan partes de la trama.

Misión tras misión, la patrulla ayudará a las fuerzas aliadas a engañar a Hitler para evitar que gane la II Guerra Mundial desde las playas de Huelva, impedirá que corra peligro la vida de Gustavo Adolfo Bécquer, recuperará para la Historia La maja desnuda de Goya, conseguirá que se firme el Tratado de paz entre Inglaterra y España en 1605, salvará la vida a Alfonso XII y ayudará a Luis Buñuel a ganar en Cannes en 1961 entre otras misiones.

En el primer capítulo de la temporada la patrulla salvará a Hitchcock de ser secuestrado en su visita al Festival de San Sebastián en 1958. José Angel Egido, Goya al Actor Revelación por ‘Los lunes’al sol’, se mete en la piel del genial director británico que triunfó en Hollywood.

Agregar Comentario