Cristina Pedroche: “Si dejar un comentario en redes costara dinero habría menos críticas”

ISRA ÁLVAREZ

Cristina Pedroche

En unos tiempos en los que los contenidos se estrenan y retiran casi cada semana, llegar al programa 1.000 con un espacio diario es todo un logro en televisión. Cristina Pedroche lo ha hecho dos veces. Este viernes Zapeando llega a su emisión mil (La Sexta, 15.45 h) y el formato ha preparado un especial.

¿Qué vamos a ver en Zapeando?
Hay muchísimas sorpresas, incluso algunas que no sabemos ni nosotros. Pero sí sabemos que daremos una sorpresa a uno de los fans del programa que estarán en el plató en directo. Tenemos de padrino excepcional a Matías Prats y algunos sketchs muy divertidos, como uno que es rollo Modern Family. También haremos un repaso de los mejores momentos.

Lo más extraordinario de llegar a 1.000 programas es que en la tele lo normal es que los programas se caigan tras pocas emisiones…
Hay que sentir mucho orgullo y mucha satisfacción por llegar hasta aquí con lo difícil que está la parrilla. Estoy más que feliz de poder haber celebrado 1.000 Sé lo que hicisteis… y 1.000 Zapeando. He estado ya en dos celebraciones del mil.

¿En qué se diferencian uno y otro?
Cuando celebramos el 1.000 de Sé lo que hicisteis… ya sabíamos que poco quedaba, a Zapeando aún le queda mucho.

Dos programas milenarios… ya puede pedir un aumento de sueldo.
(Risas) Bueno, al tener contrato de cadena no hace falta pedir ni subir, estoy contenta con lo que tengo. Lo que quiero es trabajar más, eso sí.

¿A partir de qué número de programa se dio cuenta de que esto iba a durar mucho?
Empezamos en noviembre y yo pensé que no nos comíamos las uvas, pero sí, las pasamos y una vez que nos las comimos y en enero empezamos a hacer datos estables dije “ojo, ojo que esto está cogiendo forma y está fuerte”.

Haga balance, ¿qué ha sido lo mejor y peor?
De lo mejor, a parte de los compañeros, fue el momento de hacer el saque de honor del Rayo porque no sólo cumplí un sueño como rayista y vallecana, es que gracias a Zapeando lo tengo en vídeo y lo puedo ver en bucle todo el rato (risas). Peores momentos no hay…

¿Por qué triunfa Zapeando?
Porque nos lo pasamos muy bien intentando hacerlo lo mejor que podemos. Y no sólo los que damos la cara, el regidor, el realizador, los cámaras, maquillaje, peluquería, vestuario… todos estamos remando en el mismo sentido y así hacemos cada día un mejor programa. Y está muy vivo, hay sorpresas, nunca es igual.

Hablando de sorpresas… usted se ha cogido sus enfados a costa de eso…
Bueno, yo siempre. Soy una persona muy normal y natural y todas las personas nos cabreamos y reímos y lloramos… en un programa en el que pasas tanto tiempo y con la misma gente acabas compartiendo esas emociones, como en cualquier sitio.

¿Esa naturalidad a la hora de reaccionar es la clave de su éxito?
Yo creo que lo que gusta de mí es eso: que me ven como ellos o ellas mismas, o como una amiga que tienes, o tu vecina. Una chica normal.

¿Cuál es su compañero imprescindible?
Miki Nadal, con el que ya celebré los 1.000 de Sé lo que hicisteis… Miki es imprescindible no sólo como compañero, si no como amigo. Es la persona que más me hace reír del mundo.

Pocas veces dice algo usted sin que le caiga una crítica, ¿eso le limita a la hora de hablar o tuitear?
¿Qué piensas? ¡Si no paro! Me da igual lo que digan. Me pongo algo y ¿voy a pensar si hoy he acertado y voy como ellos quieren que vaya? Es absurdo. Las críticas van a estar siempre, aunque yo tenga unas poquitas más (risas). Lógicamente no todo lo que hago lo hago perfecto, ojalá, si has hecho mal lo importante es corregirlo.

¿Esa es la clave cuando hay un tropezón?
Eso y lo rápido que te levantes.

 ¿Por qué alguien acaba siendo un hater o un trol?
A lo mejor porque tienen una vida un poco triste y lo que necesitan es cariñito y abrazos. Es mejor no entrar en la polémica y en el y tú más, porque a lo mejor sienten un vacío dentro que le lleva a escribir esas cosas.

Y además es gratis criticar…
Si escribir un comentario en las redes sociales costara cinco céntimos las críticas que recibimos muchas personas se reducirían bastante.

¿Criticar por criticar en Internet es un acto de cobardía?
A mí por la calle nadie me ha dicho ni gorda, ni flaca, ni tonta, ni fea, ni puta, a la cara no me lo dicen.

¿Aún va por Vallecas?
¡Claro! Mis padres siguen viviendo allí y siempre que puedo escaparme a ver al Rayo, me escapo, aunque es difícil con tanto viaje a Londres.

¿Hay algo en lo que se permita perder el tiempo?
El tiempo no se pierde, se saca. Soy muy joven y no me importa hacer muchas cosas, ir al gimnasio, trabajar aquí, trabajar allá… en el fondo cuando haces las cosas con gusto no te quejas.

¿Puede adelantar algo del vestido de las Campanadas?
Todavía no, porque seguimos con las pruebas. Pero seguro que impactará, porque hay tanta expectación que da igual que vaya de negro o con albornoz.

Ya es una tradición que David Muñoz se los ponga después, ¿se lo prueban también a él?
(Risas) No, se lo probamos al año siguiente, así que ya en breve le tocará ponerse el de las estrellas.

Agregar Comentario