Cristina Pardo: “Tengo en la agenda de contactos más imputados que no imputados”

20MINUTOS.ES

  • “Es un programa en el que la gente tira de la manta y eso está bien en una época en la que ningún político sabe nada y no se enteraba de nada”, dice Pardo.
  • ‘Malas Compañías’ es un especial de dos episodios en el que la periodista Cristina Pardo entrevista a personas que se vieron implicadas en tramas de corrupción.

Cristina Pardo

Tras los grandes titulares y las grandes tramas de corrupción están, lejos de los focos pero cerca de la cárcel, hombres y mujeres a los que un día les propusieron “el proyecto de su vida” y acabaron ganando mucho dinero a costa de pasar por el aro. Algo que al final les pasó factura.

Esto es lo que cuenta Malas Compañías (La Sexta, domingo, a las 21.30 horas ), un especial de dos episodios en el que la periodista Cristina Pardo entrevista a personas que se vieron implicadas en tramas de corrupción en la Comunidad Valenciana.

¿Qué vamos a ver en ‘Malas compañías’?
Es un programa en el que la gente tira de la manta y eso está muy bien en una época en la que ningún político sabe nada, no conoce a nadie y no se enteraba de nada. Es gente corriente, que podría ser tu padre, el que trabaja en el bar, el vecino del quinto… que tenían una vida normal hasta que se cruzaron con un político que les ofrece el proyecto de su vida y terminan imputados y a la espera de juicio.

¿Se puede salir de eso?
Solamente hay una persona que se salió a tiempo entre las que hemos entrevistado y eso te hace preguntarte si los demás no podían haberlo hecho también.

¿Y qué le ha llamado más la atención?
La entrevista más escandalosa que he hecho desde que trabajo es la de un fiscal anticorrupción de Valencia que cuenta los pocos medios que tienen, cómo reciben mensajes velados de los políticos cuando ponen en marcha operaciones contra la corrupción y cómo a veces incluso les han desbaratado operaciones contra la corrupción.

¿Servirá para algo?
Me gustaría que sirviera para que fueramos conscientes de que durante mucho tiempo se ha robado mucho dinero en este país y que además sirviera de algo la situación que denuncia el fiscal anticorrupción, que es el encargado de perseguir la corrupción y que investigan a los políticos, que son quienes les tienen que dar más medios y no lo hacen, claro, porque no quieren ser investigados.

¿Hay un perfil?
Se llegado a la conclusión de que no, de que la gente corriente cae en la tentación. Por ejemplo hay uno que era ATS y cobraba 2.000 euros y de repente el PP le ofrece un puesto en el que va a cobrar limpios 8.000 euros en limpio, pero que llegó a cobrar al mes 25.000 euros del dinero que desviaba. Para estas personas es difícil no caer en la tentación.

¿Y un perfil de político corrupto?
Creo que los políticos que se han visto salpicados por la corrupción tienen un perfil en común: es gente que ha tenido poder durante mucho tiempo, que mandaba en todas partes y que por lo tanto tenía una sensación de impunidad.

¿Todos somos corruptos en potencia?
Esa es la pregunta que sería interesante que se haga la gente cuando vea el programa, qué hubieran hecho ellos en la situación de estas personas. Por ejemplo uno denuncia que él era técnico en Canal Nou y le ofrecen organizar la retransmisión de la visita del Papa y en un momento tiene que firmar una adjudicación irregular y dice que le presionaban y dijo “firmo y ya está”. Al final es gente que se tapó los ojos y se sirvió de la administración de la que ahora reniega.

¿Por qué acceden a hablar ante una cámara?
El trabajo fue muy duro, el equipo estuvo mucho tiempo intentando convencerles y una vez sobre el terreno muchos tenían dudas antes de grabar, que su abogado les decía que no hablaran… al final es gente a la que el programa le ha servido un poco de catarsis o que intentan que el fiscal se convenza de que son inocentes. También hay algún perfil de arrepentido, que ha ido al juzgado a contar todo lo que sabía y al que el PP ha intentado hacer pasar por loco.

¿Este es un problema del PP?
En concreto en la Comunidad Valenciana sí, pero al final es un problema que afecta sobre todo a los políticos que acumulan poder, que tienen en su mano hacer adjudicaciones o firmar contratos. No tiene por qué haber distinción de partidos, el que ha mandado es el que tiene el problema, como pasó en Andalucía con el PSOE o en Cataluña con Convergencia.

¿Es un comportamiento aceptado, nos educan en la picaresca?
No creo que nos eduquen para eso, pero el pensamiento en las personas a las que hemos entrevistado es “bah, si no lo hacía yo lo iba a hacer otro”, o por ejemplo “eso ya se lleva haciendo mucho tiempo”. Cuando lo hacen piensan que no es tan grave, que no va a tener consecuencias, porque si van ellos a la carcel muchos tienen que ir antes por delante, o que lo hace todo el mundo.

Es un error pensar que alguien va a ir delante de ellos…
De hecho el fiscal nos cuenta que ellos tienen la carga de la prueba y muchas veces los que declaran no tienen pruebas para implicar a los de las alturas o a veces por una extraña lealtad o por pensar que si no tiras de la manta te va a ir mejor no terminan de señalar al de arriba. Los que mandan de verdad se cubren muy bien las espaldas. A lo mejor les dicen a su número dos: “ocúpate de todo”, y en ese “todo” se incluyen cosas de las que ellos se desentienden.

¿Veremos ‘Malas Compañías’ sobre otras comunidades?
A mí me encantaría porque materia prima hay para hacer un corruptos por el mundo, pero de momento estamos concentrados en estos dos y hay que ver qué pasa y cómo funciona.

¿Cuál es la frase que más le ha impactado?
Me quedaría con dos, una de un exgerente de una empresa pública que dice “yo he sido un corrupto” y otra la del fiscal cuando cuenta que ha llegado a casas a hacer registros y se ha encontrado a los afectados duchados, peinados y con las pruebas destruídas.

Eso no deja en muy buen lugar a alguien…
Tengo la sensación de que cuando un fiscal prepara una operación se lo comunica a los mandos policiales que se vean implicados y probablemente esos mandos tengan que informar al consejero de interior, o al Ministro o a quien sea y eso creo que tiene muchos peligros.

¿Existe entonces la separación de poderes?
Creo que hay motivos para pensar que el poder Ejecutivo se mete en el Poder Judicial.

¿Cómo definiría su forma de entrevistar?
Desde luego en este programa el modo de hacer entrevistas no tiene nada que ver de lo que puede ser en un programa político. Aquí hubo que crear un clima de tranquilidad para que las personas se abrieran y te contaran las cosas… aquí había que hablar menos, conducir sólo la conversación.

¿Ha tenido usted alguna vez malas compañías?
He tenido algunas porque he hecho información del PP y entonces me he encontrado con que a veces tengo en la agenda de contactos más imputados que no imputados, pero también hay buenas compañías, incluso cubriendo PP.

¿Se desarrolla algún tipo de síndrome de estocolmo cuando cubres un partido político?
Mi experiencia es que no, pero yo soy muy descreída y no me tomo a pecho lo que haga y diga un partido. Cuanto más lo conoces más rechazo te suscita porque más cosas feas ves.





Agregar Comentario