Corinna mantendrá el título de princesa pese a la boda de su exmarido, el príncipe Casimir

20MINUTOS.ES

Corinna zu Sayn Wittgenstein

La princesa Corinna, conocida por su amistad con el rey emérito Juan Carlos I, conservará su título a pesar de que su exmarido, el príncipe Casimir zu Sayn-Wittgenstein-Sayn, de 41 años, se haya comprometido con la modelo estadounidense Alana Bunte, de 26.

Esta pasada semana ha vuelto a estar de actualidad tras la entrevista al comisario Villarejo el pasado domingo en LaSexta, en la que contó que el director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) Félix Sanz Roldán, la amenazó de muerte. Esta señora me lo ha contado a mí. Como consecuencia del ‘accidente’ de Botsuana. Interpretando los deseos de su Majestad, Sanz decide expulsarlos a ella, a su hijo y a su exmarido, de España”, dijo Villarejo en la entrevista.

Medios como El Mundo han asegurado, citando fuentes próximas a ella, que Corinna perderá su título nobiliario cuando su exmarido se vuelva a casar, según consta en el acuerdo de divorcio. No obstante, otros como Vanity Fair explican que aunque la nobleza alemana fue abolida en 1919, los miembros de la antiquísima casa de Sayn-Wittgenstein-Sayn pueden utilizar sus títulos de realeza incorporados a sus nombres, a modo de apellido.

Corinna y Casimir contrajeron matrimonio en el año 2000, pese al rechado de la familia del novio. Pese a tener un hijo, el príncipe Alexander, el divorcio de la pareja llegó en 2005, cuando ambos ya mantenían vidas separadas.

Las mujeres asumen el apellido del marido al casarse y, en caso de divorcio, pueden mantener el apellido y el título si hay acuerdo entre ambos. Vanity Fair añade que “el uso y costumbre de la nobleza alemana dicta que las mujeres solo pierden su rango principesco si vuelven a casarse“. Puesto que Corinna llegó a un acuerdo con su exmarido para conservar el título y no ha contraído matrimonio desde entonces, la boda de este no debería implicar que perdiese su título de princesa.

El enlace entre el príncipe Casimir y Alana Bunte tendrá lugar en 2018. Tal y como recuerda la web oficial de la familia zu Sayn-Wittgenstein-Sayn, el futuro novio es el segundo hijo de los príncipes Alexander y Gabriela y es el dueño de una institución financiera que desarrolla proyectos agrícolas en América del Sur. Bunte, por su parte, es hija de padre estadounidense y madre colombiana, ha estudiado arte y diseño en Londres y ha ejercido como modelo para marcas y revistas de todo el mundo. “La pareja se conoció hace dos años en Londres y tienen intención de casarse el próximo año en el castillo de Sayn”, concluye el anuncio oficial del compromiso.

Agregar Comentario